Sandra Pérez (El Arte del Perfume): “El olfato es el sentido que más incide en la experiencia de compra”

Los olores, aunque invisibles, forman parte de nuestra vida cotidiana allá por donde vamos. Más si cabe en una ciudad como Córdoba, en la que la tradición árabe ha ido dejando su aroma en las calles: una herencia que ha sabido recoger El Arte del Perfume para convertirse en una empresa de referencia en el sector de la fabricación de aromas y perfumes, de las pocas que existen en Andalucía.

Esta empresa cordobesa tiene sus orígenes en Cartagena, cuando en 2002 a Elena Pérez, tras el cierre de la empresa de perfumería en la que trabajaba, se le ocurrió la idea de formar su propia empresa en el mismo sector.

Aromas a jamón ibérico, a pan recién hecho e incluso a libro antiguo… son algunos de los aromas que han desarrollado.

En 2011 la factoría se traslada a su Córdoba natal y, desde entonces, se respira un ambiente familiar por toda la empresa ya que “la mayor parte de los trabajadores somos hermanos”, señala Sandra Pérez, responsable de atención al cliente, algo a lo que le encuentra “más ventajas que inconvenientes”.

El Arte del Perfume, con una experiencia de casi 20 años en el sector de la fabricación de aromas, vive un presente ilusionante y un esperanzador futuro, en un sector que va abriendo nuevos caminos de negocio, como el marketing olfativo.

La revolución del marketing ha llegado hasta el olfato, convirtiéndolo en uno de los sentidos más importantes a la hora de vender un producto, ya que “se ha descubierto que es el que más incide sobre las emociones y los recuerdos”. 

Según un estudio de la Universidad Rockefeller de Nueva York, una persona puede recordar alrededor del 35% del olor y sólo el 5% de lo que ve, el 2% de lo que escucha y el 1% de lo que toca.

Sandra nos explica cómo “centros comerciales, panaderías, tiendas de ropa… utilizan aromas para fomentar la compra”. Es el caso de panaderías y cafeterías, donde “el uso de aromas como la canela y la vainilla despierta la sensación de hambre”.

En el campo del marketing va tomando fuerza la idea de la polisensorialidad, una tendencia en auge: “Compramos a través de emociones y de lo que se trata es que pasemos por una experiencia emocional y sensorial cuando compremos un producto”, cuenta Sandra. Por tanto, “cuantos más sentidos intervengan, mejor será la experiencia de compra”.

El Arte del Perfume

Sectores como la gastronomía no han tardado en subirse al carro de esta nueva tendencia, de forma que “ya se realizan maridajes de alimentos y aromas” con el objetivo de ofrecer una experiencia más completa al cliente. 

De este modo, aprovechan que “podemos percibir los aromas por dos vías: por la nariz y por la boca, cuando olemos y cuando comemos, y ambas percepciones se procesan en la misma zona del cerebro”. 

Además de satisfacer la creciente demanda de aromas vinculados con el marketing olfativo, la empresa mantiene su línea principal de fabricación con casi 300 referencias de perfumes masculinos, femeninos, unisex e infantiles. 

En esta línea de negocio se inserta una de sus últimas creaciones, El Aroma Los Patios de Córdoba, un perfume unisex dedicado a la fiesta Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que consigue transportar los sentidos al interior de los zaguanes a través del aroma a azahar, madreselva, geranio y clavel.

Un perfume que sintetiza la tradición perfumera de Córdoba, desarrollada en el período andalusí, que puso las bases de “la perfumería tal como la conocemos hoy en día”.

En los últimos tiempos, la empresa se ha volcado especialmente en la fabricación de perfumes exclusivos y personalizados “para empresas, tiendas… que quieren contar con su propio aroma, que el cerebro identifica inmediatamente con una marca”: es lo que se denomina el odotipo.

El Arte del Perfume

Marcas de moda como Silbon o el grupo de rock, también cordobés, Medina Azahara, ya cuentan con un aroma singular, “que no existe en ninguna otra parte del mundo”, gracias a las creaciones de esta empresa.

La evolución y la innovación son dos señas de identidad de El Arte del Perfume. Entre su gama de productos destaca un novedoso aromatizante para pintura que consigue evitar el “molesto olor a pintura con aromas de coco, vainilla…”.

Su último proyecto es Macerando, una marca propia con la que El Arte del Perfume abre una nueva vía de negocio a través de “productos de cosmética 100% natural y vegana y de perfumería exclusiva”.

Las creaciones de El Arte del Perfume se pueden adquirir a través de la web, dirigida al público en general, o bien a través de distribuidores, que tienen por toda España. Además, sus aromas han llegado ya a países como Italia, Francia, Dinamarca, Bélgica, Portugal, e incluso Angola y ahora la empresa prepara un ambicioso plan de internacionalización para expandir el mercado por otros territorios.

El compromiso ético que se marca la empresa le ha llevado, en ocasiones, a renunciar a una línea de producto como los perfumes para mascotas. “Teníamos demanda”, reconoce Sandra, “pero no va con nuestra filosofía, consideramos que los animales tienen que tener su aroma natural”. Siguiendo su ética animalista, “la mayoría de los perfumes y toda la cosmética son veganos y no utilizan ningún ingrediente animal”, puntualiza.

La filosofía de la empresa va más allá de decisiones relacionadas con el producto y se extiende hacia los trabajadores. Las medidas de conciliación laboral implantadas desde el inicio por parte de la fundadora, Elena, “hacen que se trabaje de forma muy natural” asegura Sandra: “Ella tiene claro que los trabajadores tienen que venir contentos a trabajar, porque padeció estos problemas en primera persona”. No es casualidad, por tanto, la Mención de Honor que recibió en 2019 la empresa en los Premios Concilia que convoca cada año el Ayuntamiento de Córdoba y la Fundación Mujeres.